Blog

Foto

‘’La Barbie y Kent en Epidemia’’ por Isabell Cristina Bettín Vallejo.

  |   Tendencias

En un mundo en el que las redes sociales predominan como medio de comunicación principal, y en donde las fotos y los videos son la principal herramienta para comunicar, el físico se vuelve para muchos en lo primordial, a tal punto, que desean hacer cambios extremos para llegar a ser esa ‘’imagen ideal’’.

 

Isabell Cristina Bettín Vallejo, psicóloga y autora de libros infantiles como ‘’Tengo Miedo’’, que en esta ocasión nos habla de la epidemia social que ella ha llamado ‘Barbie y Kent’, en donde expone el caso de los hombres y mujeres, especialmente en la adolescencia, que expresan su deseo de cambiar su físico a tal punto que pueden poner en riesgo sus vidas.

 

‘’Podemos copiar modelos, querer ser bellos, musculosos, delgados y buscar los caminos más cortos, el peligro es cuando nos alejamos de la salud y entramos en los trastornos como la vigorexia ( Culto a los músculos y la chocolatina), anorexia, dejar de comer para no engordarse; ortorexia, obsesión por comer comida saludable; bulimia, incapacidad de controlar los impulsos de comer, pero los sentimientos de culpa son tan grandes que recurren al vómito, laxantes o diuréticos para contrarrestar las consecuencias y luego vienen los atracones que son ingesta exagerada de alimentos.’’   Dice la psicóloga.

 

En su escrito expone la tendencia de las mujeres a ser más propensas a este tipo de pensamientos y prácticas, pero que los hombres no están exentos, ya que en los últimos años más y más hombres han comenzado esta pandemia social.

 

La experta nos aconseja ayudar a los jóvenes a comprender y amar su ser, y a ‘’tener confianza en su propia realidad biológica y psíquica’’, también aconseja a los padres no estimular las dietas ni la obsesión por la perfección, ni tampoco exigir metas académicas, deportivas o estéticas excesivas, sino más bien inculcar valores familiares, como las cenas, en donde la familia se reúna no por protocolo sino para crear lazos y vínculos, ‘’Siempre es temprano para parar y nunca es tarde para empezar’’, finaliza Isabell Cristina Bettín, psicóloga.