Blog

WhatsApp Image 2018-08-22 at 7.00.43 PM

Juliana Pardo,la coaching que mediante sus experiencias de vida apoya a los seres humanos a creer en sí mismos.

  |   Entrevistas
1jpc

¿Por qué y cómo nació la idea de la búsqueda de la felicidad y la de ser una mejor versión de uno mismo?

Fue por algo que cambió mi vida totalmente, yo tenía una relación bastante tormentosa, duré con esa persona cinco años y en ese tiempo yo le hacía daño a él y él me hacía daño a mí, pero fue porque yo lo permití, nunca hubo un ‘’alto’’, sino siempre permitía que me engañara o que me maltratara, y lo perdonaba pero yo seguía ahí. Pero realmente lo que me abrió los ojos fue el hecho de que mi hijo ya no quería pasar tiempo conmigo, eso fue como una retroalimentación de quien estaba siendo en ese momento para que mi hijo no quisiera pasar tiempo conmigo.

 

Llegué a tal punto que le dije a mi mamá ‘’no quiero vivir más’’, de pasar de ser una mujer tan alegra a ser una mujer tan deprimida, fue también lo que me llevo a decir ‘’no, necesito recuperar mi poder’’, nunca pensé en ir a psicólogo, sino que siempre supe que la respuesta estaba dentro de mi.

 

¿Cómo se convirtió en ‘’Coaching de vida’’?

Cuando comencé mi proceso, lo hice como participante, quería descubrir algo, y en el camino me di cuenta que eso salvaba vidas, porque salvó mi vida; nunca tuve un intento de suicidio pero en mi cabeza estaba ese pensamiento de no querer vivir más. Y cuando comencé con este proceso y a darme cuenta que yo soy la persona más importante en mi vida, a pesar de que tengo un hijo.

 

Mi búsqueda personal fue con un co-coach y comencé a entrenarme con ellos y pensé en hacerlo para ayudar a otras personas, a través de mi experiencia poder apoyar a otras, poder estar al servicio, para esto nací. Así como un día un coach me dijo ‘’mereces ser feliz’’ , ‘’mereces ser amada’’, así mismo pasa con todo el mundo.

 

¿Cómo son estos procesos de cambio y crecimiento? ¿Cómo ayuda a las personas?

El coaching es diferente a un psicólogo, porque con el psicólogo tú vas y hablas con él y se identifican problemas y te da algunos consejos, pero con el coaching es diferente, tú te sientas a hablar con las personas y las escuchas, y a través de preguntas la misma persona saca sus respuestas, entonces esas respuestas siempre están dentro de nosotros, hay casos que requieren más tratamiento y experiencia, pero al respuesta siempre está dentro de nosotros.

 

A medida que vamos creciendo, nos vamos dando cuenta que crecimos como ‘’programados’’, como con ciertas creencias y cosas que nos inculcan desde muy pequeños. Por ejemplo, si a tus cinco años tuviste una mala experiencia con un familiar o con alguien, o por dinero, o maltrato, entonces esas cosas siempre se quedan con nosotros. Eso hacemos nosotros, identificar cual es esa raíz, en mi caso yo vivía llena de rencor, sobre todo hacia los hombres, pensaba que todos eran iguales, mujeriegos, abusadores, maltratadores, porque eso estaba programado en mi cabeza, y así mismo atraía ese tipo de hombres a mi vida, y cuando tu programación cambia empiezas a atraer esas cosas que tanto deseas.

¿Qué impacto ha tenido su hijo en su trabajo como coaching?

Mucho, la primera persona que le vi el cambio fue a mi hijo, cuando me liberé de esa relación de cinco años, que fue muy tóxica, mi hijo me hizo una pregunta y fue súper fuerte para mí,  y me dijo que cómo había hecho para escapar, en ese entonces él tenía cuatro años, le dije ‘’¿cómo así que escapar?’’, me respondió ‘’si mami es que tú estabas atrapada, y ahora ya no y te ves feliz’’, el simple hecho de que mi hijo lo notara y me viera feliz y diferente, ese fue el cambio para mí, no me gustaría que mi hijo asistiera a un proceso de cambio y de ‘’coaching’’ para que se dé cuenta del líder que ya es, por eso siempre le hablo de manera positiva, quiero que se programe de manera positiva y no de manera negativa como muchas veces nos crían nuestros papás.

 

¿Qué enseñanzas le da a su hijo?

Siempre le digo que se exprese, los seres humanos nos guardamos cosas y eso es lo peor porque nos frustra, y a veces damos el 100% pero cuando no resulta como queremos entonces nos frustramos; yo le enseño a que aprenda de todo, de cada experiencia, a que lo de todo al máximo, así el resultado no sea lo esperado, también lo enseño a agradecer, todas las mañanas le damos las gracias a Dios porque va a ser ‘’el mejor día de nuestras vidas’’, eso me lo enseñó uno de mis participantes, Luis.

Juliana Pardo, es una joven que se dedicó a reparar sus experiencias de vida para ser quién motive a las personas a cambiar el pensamiento que les impide surgir y lograr tener un mundo mejor. Por medio de diferentes herramientas reales de crecimiento y mostrando su proceso de transformación, apoya a la gente para creer en sí misma, potencializando al ser humano para que se convierta en un generador de cambios positivos de su propia realidad.

 

“Antes de reconocer quien era yo realmente, mi vida se basaba en la sobrevivencia de intentar agradar y complacer a muchos seres que me rodeaban’’ dice Juliana.

 

A ella la tildaban de ser fría, arrogante, una persona con falta de amor y precisamente fueron esas palabras las que tomó como fortaleza para convertirlas en algo positivo y comenzar a vivir la vida con tranquilidad viendo las mejores cosas de cada ser humano, dejando a un lado los prejuicios y aprendiendo a no juzgar, como lo hicieron con ella.

 

En esta oportunidad Juliana estuvo con la Revista Gente Rosa y nos contó todo acerca de su proceso de crecimiento, del pasado que la llevó a querer no vivir más y de su trabajo como ‘’Coaching de vida’’.

 

¿Quién es Juliana Pardo?, háblenos un poco de usted.

Tengo 28 años y un hijo de 6 años, soy una mujer bastante amorosa, muy dedicada y me encanta lo que hago. Llegué a este proceso de ‘’coaching’’ y transformación porque estaba pasando por momentos bastante complicados en mi vida, y darme cuenta de quien yo era y lo que me merecía fue lo que me hizo volver a surgir, siempre he sido una mujer líder y muy amigable, pero en algún momento de mi vida me opaqué, se me apagó toda esa luz y toda esa llama que tenía. Sigo en ese proceso de renovación, de recuperación de mi ser y de reencontrarme conmigo misma.

 

¿Cómo era su vida antes de darse cuenta de que necesitaba ese cambio?

Era una vida muy vacía, una vida que yo no vivía sino más bien sobrevivía, a pesar de tener a mi hijo, que es mi motor de vida. Antes de que mi hijo naciera, yo no creía en Dios, y cuando quedé embarazada empecé a reconocer que hay algo más grande que el ser humano mismo. Vivía una vida luciendo bien en apariencias, estar rodeada de personas pero no en construir relaciones de valor, era una vida ‘’divertida’’ porque trabajaba en eventos, entonces era la mujer con la que todos querían estar, de la que todo el mundo quería ser amigo, pero cuando llegaba a mi casa era una mujer triste y solitaria.

WhatsApp Image 2018-08-22 at 7.00.43 PM (3)

¿Por qué cree que se juzga más a la mujer que al hombre?

Es un paradigma, creo que va más en el hecho de cuántas veces nosotras mismas permitimos que las cosas nos ocurran, a veces por el hecho de ser mamás y el tener ese ‘’instinto maternal’’ siempre arraigado en nostras, y tendemos a proteger, esa es la energía femenina; hay energía feminina y energía masculina y son muy diferentes, por ejemplo, la femenina va más hacía la protección, estabilidad, a que todos estén bien por encima de nosotras.

 

Entonces muchas veces nosotras mismas permitimos que nos maltraten, cuántas veces hemos permitido que hombres o incluso algunas mujeres nos pisoteen y dejamos que eso pase. El hombre por el contrario, su energía es de poder, de fuerza de imponerse. Por eso se juzga más a la mujer, digamos si un hombre es papá a los 18 años es diferente a si una mujer es mamá a las 18, no es la misma conversación, así es en todo, siempre se ve a la mujer como el sexo débil y muchas veces nos mostramos como tal, y no mostramos esa mujer fuerte.

 

¿Qué sigue en la vida de Juliana Pardo?

Mi vida es esto, seguir impactando, quiero llegar a personas diferentes a las que me rodean, quiero que llegar más allá. Hay una frase que me gusta mucho ‘’Las personas más ricas del mundo tienen 24 horas y las personas más pobres del mundo también tiene  24 horas’’, todos tenemos la misma capacidad, nos limitamos por dinero, tiempo, entonces siempre están esas excusas. Quiero seguir creciendo porque si crezco puedo ayudar a otras personas a que crezcan también, eso sigue, seguir creando y llegar a los lugares más recónditos.