Blog

MAXIAZ (11) 1

Claudia García te invita a ejercitar tu rostro con Yoga Facial.

  |   Perfiles
MAXIAZ (23) 1
MAXIAZ (26) (1)

Esta técnica la pueden practicar desde los niños hasta personas de tercera edad, como lo explica en la segunda edición de su libro “La Verdad del Rostro”, en el que recomienda a los niños, desde temprana edad, inicien la práctica de estos ejercicios, porque será mucho más fácil crear conciencia y  disciplina y así mismo los signos de envejecimiento tardarán  más en aparecer.

Claudia García Cirujana Plástica Facial y Otorrinolaringóloga de la Universidad de Antioquia, pionera en Colombia del método #YogaFacial en el cual no utilizan cremas ni químicos, combate y previene las arrugas y ayuda incluso a mejorar la tersura de la piel. Además es autora del libro “La verdad del rostro” que cuenta con dos ediciones impresas; la tercera saldrá pronto igualmente en versión digital e inglés. Claudia ha sido muy disciplinada, pues se desempeñó como Presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Facial entre los años 2013 y 2015; ha sido conferencista en múltiples Congresos Nacionales e Internacionales.

 

La paisa conoció por casualidad el yoga facial en Nueva York cuando un paciente de 70 años, que conoció en el 2002, le mostró que inflando los cachetes se ejercitaban los músculos y se evitaba la aparición de arrugas. Cuatro años después decidió enseñar la técnica a la mayor cantidad de gente posible.

 

El yoga facial, se basa en ejercitar los 50 músculos de la cara, cráneo y cuello haciendo distintos movimientos, estimulando la circulación de diversas maneras, pero ¿de qué manera actúa?, al tensar y relajar los músculos se recupera la firmeza y se incrementa la circulación del rostro, limpiando así las impurezas y permitiendo una mejor absorción de otros componentes. Con el Yoga Facial se ven los resultados en dos semanas.

 

Esto es un bien para la humanidad, para que con nuestras propias manos nos podamos hacer bellos y que no esté al alcance de tan pocos generar belleza“, explica la especialista.

 

El nombre que originalmente se le dio a esta disciplina fue Cirugía Mental, que da la posibilidad de conectar el cuerpo, alma, mente y corazón, generando un conocimiento profundo de los músculos faciales y permitiendo transformar emociones negativas en positivas. Claudia lo comenzó a denominar como Yoga Facial debido a la facilidad de recordación que generaba en las personas, además porque es un ejercicio en el que la mente logra lo que una cirugía no puede hacer.